Navegando en la tormenta – JLV Agencia Aduanal

Compártelo con tu red

Desde las primeras noticias que nos llegaron sobre la existencia del coronavirus todos los miembros de la cadena logística nacional nos preguntamos cómo iba a afectar el covid-19 al comercio exterior de nuestro país.

Antes de que el gobierno federal lo decretara, agencias aduanales, transportistas, navieras y operadores de puertos sabíamos que estábamos dentro del grupo de actividades esenciales que no deben detenerse ante la pandemia, ya que el comercio internacional es necesario para que México siga avanzando.

Está claro que la actividad comercial ha disminuido debido al coronavirus. Tan solo en los puertos de Coatzacoalcos y Tuxpan podemos encontrar barcos petroleros procedentes de Texas fondeando temporalmente ya que no la existe infraestructura suficiente para almacenar los refinados. Vale la pena recordar que actualmente los almacenes de petróleo están saturados debido a la baja demanda del combustible.

A pesar de esto, las empresas importadoras y exportadoras del país han seguido con su trabajo, algunos más preparados que otros. Por nuestra parte, seguimos brindándole atención directa a nuestros clientes y hemos puesto a disposición de ellos los teléfonos celulares de nuestro personal para cualquier situación que se presente. Normalmente nuestras consultas y asesorías se realizan vía remota, por lo que en sí no ha cambiado mucho la operación en este aspecto, no así las revisiones de mercancías para despacharse. 

Nuestra empresa, como eslabón principal de la cadena de suministros nacional, siempre tiene que estar a la vanguardia en los procesos tecnológicos y su debida implementación, por lo que la adopción de las tecnologías de la información modernas que surgieron por el coronavirus como las videoconferencias, trámites online, etc. no nos agarraron por sorpresa.

Actualmente, los miembros de la cadena de distribución y del comercio exterior nos encontramos navegando en una tormenta, sin embargo, las tormentas nos sirven para conocer las capacidades de nuestro barco y de sus capitanes.


Compártelo con tu red

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *