Mujica no pedirá perdón a Cristina y va a la cita con la agenda abierta

El gobierno no prevé que el presidente José Mujica pida disculpas a su par argentina Cristina Fernández, e intentará que se concrete a la brevedad el monitoreo conjunto del río Uruguay. Reiterará que el levantamiento del bloqueo es prioritario

La reunión de hoy miércoles entre los mandatarios de Uruguay y Argentina se inicia en cancha marcada. Uruguay hizo saber su «prioridad» en el levantamiento del corte; Argentina hizo trascender que quiere que Mujica pida «perdón».

Fuentes del gobierno señalaron que no está planteado un pedido de disculpas a Argentina por la violación al estatuto del Río Uruguay señalado en el fallo de la Corte de La Haya. «Ese tema no figura en la agenda uruguaya», expresaron. Agregaron que si esto es planteado por el gobierno del vecino país, también éste debería pedir disculpas por otros temas.
Anuncios Google

Ayer el gobierno argentino hizo trascender en diversos medios que Cristina Fernández espera un pedido de disculpas de Mujica por el incumplimiento de Uruguay al estatuto del río Uruguay. La única reacción oficial fue del vicepresidente Danilo Astori, quien desestimó un pedido de perdón.

«Uruguay tiene que trabajar conjuntamente con Argentina para mejorar esta relación. No hablo de disculpas, hablo simplemente de acatar un fallo, de una corte que tiene prestigio internacional a la cual se apeló para dirimir», dijo ayer al ser consultado en el Parlamento.

La agenda del encuentro será extensa y variada y encerrará dos temas muy complejos: cómo hará el gobierno de Cristina Fernández para levantar el corte y qué señales dará en este senti- do -para judicializar el proble- ma, por ejemplo- y cómo maneja Uruguay el voto a Néstor Kirchner para la Secretaría de la Unasur.

El gobierno considera que un punto central para superar el diferendo con Argentina es concretar el monitoreo conjunto del río Uruguay -algo a lo que autoridades de ambos países se mostraron favorables- e impulsará que esto se logre a la brevedad a través de la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU).

El presidente viajará en helicóptero hasta la quinta presidencial argentina de Olivos. Al igual que en su anterior visita relámpago a Buenos Aires, Almagro sería quien al regreso realice una conferencia de prensa para comunicar lo ocurrido.

Perdón. Ayer varios medios argentinos (Clarín, La Nación, Página 12) dieron a conocer al unísono trascendidos gubernamentales muy similares: que Cristina Fernández espera una «disculpa» de Mujica. Clarín informó citando, «fuentes diplomáticas ligadas a la preparación del encuentro» entre los presidentes, que «el Gobierno hizo saber que la presidenta argentina tiene `expectativas` de que su par uruguayo `pida disculpas` por la violación que hizo su país del Tratado del Río Uruguay al permitir la instalación de la pastera Botnia». Según esas fuentes «La Haya habló expresamente de la mala fe de Uruguay en la negociación. Está clara ahora la buena voluntad de ambos gobiernos, la buena relación entre Cristina y Mujica. Las disculpas no son una imposición, sino algo que debería surgir como un reconocimiento para que se amplíe la confianza política y empezar a negociar de buena fe».

Clarín relacionó este mensaje con el enviado el domingo por Almagro a través de El País y el lunes tras el Gabinete de Seguridad: que es prioritario para Uruguay considerar el levantamiento del bloqueo. Y señaló, preparando el terreno: «Cristina no estaría en condiciones de garantizarle a Mujica que la ruta que desemboca en el puente internacional vaya a ser despejada».

También citó al senador entrerriano Pedro Guastavino quien dijo que el Gobierno «no va a usar la fuerza» para desalojar a los asambleístas tras una reunión a la que asistió el lunes junto al gobernador de Entre Ríos, Sergio Uribarri, y el intendente de Gualeguaychú Juan José Bahillo, con el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández.

Aporte blanco. En medio del complejo momento diplomático el Partido Nacional envió ayer a Mujica, al canciller Almagro y al secretario de la Presidencia, Alberto Breccia un documento elaborado por el Directorio del Partido Nacional en 2007, entregado por Jorge Larrañaga al entonces presidente Tabaré Váz-quez, sin demasiados resultados. El líder de Alianza Nacional dijo que el documento es «un aporte del Partido Nacional», que plantea una ruta de salida al conflicto con Argentina. «La idea es crear un nuevo estatuto del Río Uruguay, reformulando la CARU», explicó Larrañaga a El País. Dijo que se propone una «coordinación permanente entre los Estados» y apuntar a un tratado «que involucre a Brasil y no solo a Argentina y Uruguay, para el desarrollo de la subcuenca».

La propuesta nacionalista también propone un «alto comisionado» como organismo de contralor y un «ombudsman con independencia técnica, que regule los intereses colectivos».

También se sugiere facilitar ámbitos de participación de la sociedad civil con financiamiento de Naciones Unidas e identificar «proyectos de desarrollo regional sostenible».

Relativizar. Por su parte, el senador y ex canciller Sergio Abreu también planteó al gobierno diversos puntos de vista. Abreu señaló a El País que, a su juicio, Uruguay debe plantear a Argentina una agenda completa de todos los temas pendientes (dragado del canal Martín García, las trabas comerciales, los peajes del gas boliviano, la planta de regasificación) junto a los dos temas más complejos: el levantamiento del corte y el posible voto uruguayo a Kirchner para la Unasur.

El legislador estima que todos estos asuntos deben derivarse a una comisión binacional de alto nivel. «La relación se destraba en el marco de una agenda amplia en la que se relativicen los temas más ríspidos», estimó.

También estima que debe plantearse un protocolo ambiental para el río Uruguay, aunque en este punto Abreu difiere con el planteo del presidente del directorio nacionalista, senador Luis Alberto Lacalle, y del documento de 2007 de incluir a Brasil. Considera que «no es viable» el país norteño «se asuma como Estado platense».

Hay dos fallos. Abreu considera que Uruguay debe plantear que ambos países acepten los «dos» fallos: el de La Haya y el del Tribunal del Mercosur que cuestionó el mantenimiento del corte de la ruta internacional.

Para el ex canciller, la solución al corte del puente no va a venir de una decisión inmediata del gobierno argentino, que puede desencadenar que se multipliquen los piqueteros, sino «emitir una señal de que va a buscar una salida que contemple ambos fallos, seguramente por la vía jurisdiccional y que la haga cumplir la Gendarmería argentina».

Sobre el voto a Kirchner en la Unasur Abreu dijo que Uruguay puede decir que está dispuesto a votar a Kirchner, pero reclamar que se vote por orden alfabético, de manera que Uruguay y Venezuela sean los últimos y «se sepa que opinan otros países que se han escudado de opinar por el veto de Uruguay» al ex presidente argentino.

Abreu: «Se puede judicializar el corte y que intervenga la Gendarmería argentina».
Hay dudas en los asambleístas sobre la «asamblea ampliada»

Los asambleístas de Gualeguaychú resolverán hoy en el Club Frigorífico para cuándo convocan a la «asamblea ampliada» con diversos sectores de la ciudad -incluidos quienes se oponen al corte- que inicialmente esta prevista para el próximo domingo.

Algunos quieren apurar el encuentro, para «contrarrestar las estrategias mediáticas que ya está usando el gobierno tratando de aplacar los ánimos de la gente», según dijo a Radio Máxima de Gualeguaychú la asambleísta Alejandra Crimella.

En tanto, la abogada y asesora legal de la Asamblea de Gualeguaychú, dijo que es tiempo de revisar la medida del corte, una medida que consideró «agotada». «Más adelante, si en necesario, podemos volver a implementarlo», dijo en Radio Integración de Argentina. «Desde lo legal estamos viendo reactivar el juicio ante el Juzgado Federal de C. del Uruguay, donde están denunciados por tentativa de contaminación».

Fuente: E. Delgado / A. Nogueira, el País.

Deja un comentario