Logística y transporte: cuellos de botella en Centroamérica

Vicepresidente del Banco Mundial para América Latina y el Caribe; Hasan Tuluy

Compártelo con tu red

El vicepresidente del Banco Mundial para América Latina y el Caribe; Hasan Tuluy, lo que está reteniendo el avance de las economías latinoamericanas y en especial las centroamericanas, es lo que califica como «la batalla de la productividad». Los países de Centroamérica «son mercados pequeños y por tanto deben tener abiertas sus economías y para hacerlo necesitan ser competitivos, necesitan una mayor productividad. Y eso se logra con mejor educación de calidad, mejor infraestructura y logística y estos factores son los que generan el crecimiento y las oportunidades necesarias para una distribución más equitativa de la riqueza».

De acuerdo a Tuluy, ese fue el incentivo central del encuentro sobre Logística en Centroamérica: El camino a la competitividad, que se realizó en San José el 8 de febrero con el auspicio de el Banco Mundial, INCAE y el Ministerio de Comercio Exterior de Costa Rica. Y asegura que “Para una región que ha avanzado tanto en libre comercio (unificando tarifas externas o firmando acuerdos como DR-CAFTA), su intercambio comercial interno tiene todavía mucho camino por recorrer”.

El principal factor para estos costos tan altos y tan variados es el transporte: para grandes productores llevar los tomates desde las granjas hacia las fronteras representa un 7 % del precio final, pero para los pequeños productores los costos por transporte alcanzan el 23% del precio de sus tomates. Es decir, más de tres veces que los grandes productores. Esto se debe principalmente a la baja calidad de las carreteras secundarias, a las largas distancias y a las escalas de producción.

El otro factor clave que encarece los costos logísticos de los tomateros es el paso por la aduana. Sumados, los pagos por servicios de aduana en ambos países y las pérdidas debido a largos tiempos de espera representan un 10% del precio final de los tomates. En un día de mucha actividad en la frontera de Peñas Blancas, entre Costa Rica y Nicaragua, el paso de un camión de tomates puede requerir hasta 10 horas. Esto en parte porque, para productos perecederos como el tomate, los procedimientos de control fitosanitario deben hacerse en ambos lados de la frontera.

“Aunque los cuellos de botella tienen un impacto en los costos en todos los segmentos de la cadena logística, los procedimientos fronterizos y la calidad de las carreteras tienen gran impacto en la competitividad en Centroamérica, particularmente en los pequeños productores”, asegura  el Director para Centroamérica del Banco Mundial; Felipe Jaramillo.

En las fronteras, los países pueden reducir los costos al atender la eficiencia y capacidad aduanera, además de la infraestructura fronteriza. A nivel regional, hay grandes oportunidades para mejorar la coordinación y el intercambio de información y la armonización de reglas, mecanismos de control, procedimientos sanitarios y horarios de atención en las fronteras.

Según fuente del Banco mundial.

 

 


Compártelo con tu red

Deja un comentario