Ley 50 aspira a que Panamá sea líder en financiamiento de proyectos marítimos

Panamá es uno de los países con mayor influencia en el sistema marítimo mundial y por ende, en el comercio exterior del planeta y por ello, el gobierno busca afianzar su supremacía en la región.

La promulgación de la Ley 50 a finales de 2017, crea un régimen legal especial para que las empresas que otorgan financiamiento naval y promueven la construcción de proyectos marítimos financiables se instalen en el territorio panameño.

Esta nueva medida, que entró en vigencia el pasado 29 de diciembre, impulsa condiciones positivas en materia de otorgamiento de hipotecas navales desde Panamá, y también crea los espacios de inversión para la creación de astilleros de construcción de grandes naves, ya que en la actualidad solo se da para barcos de menor calado.

Para el director de Registro Público de Propiedad de Naves de la Autoridad Marítima de Panamá (AMP), José Quintero, uno de los beneficios de esta reglamentación es que se aplica para la compra y venta de embarcaciones, con lo que empresas locales y extranjeras abren un segmento en su cartera de préstamos, algo que no se da en estos momentos en Panamá.

Con esta nueva legislación, también se busca que se instalen en el país empresas que construyen contenedores ya que hoy no se cuenta con una figura que incluso los repare, siendo Panamá un país donde llega, se descarga y se opera tanto volumen de mercancía.

Las empresas interesadas en la obtención de estos beneficios deben obtener una certificación que le denomine como Proyecto Marítimo Financiable (según el artículo 2 se refiere a iniciativas ue se orienten hacia la construcción de naves, la construcción de astilleros y habilitación de otros locales, talleres o patios para construcción de naves, la construcción y reparación de contenedores que sean utilizados para el comercio exterior, y la construcción de parques eólicos marinos), por parte de las autoridades correspondientes.

Deja un comentario