Digitalización de los métodos de pago en la industria marítima: una necesidad cada vez mayor

Con los cambios tecnológicos y el avance de la digitalización en la actividad marítima, muchos se preguntan si el sector está preparado para este tipo de cambios.

La pregunta apunta específicamente al proceso de facturación y pagos, lo que se evidencia en un serio estudio de la consultora Drewry realizado en 2017, el que da cuenta que los contenedores movidos en rutas internacionales han exigido unos 1.260 millones de facturas que han tenido que ser tramitadas, verificadas, pagadas y procesadas por el departamento de contabilidad.

El informe da cuenta que hay mucho por hacer en este ámbito y que hay una necesidad urgente de avanzar hacia la simplificación o automatización de la facturación y las prácticas de pago, así como también, en lo que refiere a avanzar en la mejora de las garantías de pago entre los actores involucrados para que no sea necesario recurrir al ‘Cash Against Documents‘, consistente en transferir los documentos que representan la propiedad de la mercancía, contra el pago efectuado por la misma.

Los expertos que realizaron este estudio, coinciden en que si se logra lo anteriormente mencionado, se estaría cerca de agilizar y reforzar las operaciones de solicitud de cotización, reserva, confirmación, cumplimiento del servicio de transporte, facturación y procesos de pago, evitando errores y duplicación del trabajo durante la cadena de transporte.

En general, los métodos de pago más comunes en el transporte marítimo son por transferencias bancarias y cheques, y si bien existen algunas plataformas digitales automatizadas para pagos en rutas internas de Estados Unidos, en las rutas océanicas esta opción es casi inexistente.

Según lo da cuenta el informe de Drewry, la utilización y el desarrollo de plataformas digitales aún está en proceso de creación por parte de las empresas navieras, pero cuando este proceso este listo, significará que se pueda reducir drásticamente los costes y el uso de sistemas de intercambio electrónico de datos puede marcar diferencias muy significativas en el sector.

Deja un comentario